Browsing Category

Sociología de la moda

Sociología de la moda

Baby I’m back!

Baby I’m back!

“La vida da muchas vueltas” es una expresión que escuchamos muy seguido, después de acontecimientos particulares. Algunas veces acompañado de algún consejo y otras de un consuelo. Hace unas semanas los recordatorios de Facebook me trajeron una foto del verano pasado, un paseo por el norte del país, contemplando un hermoso atardecer sudcaliforniano, mientras hacía recuento de mi última experiencia laboral y buscaba una solución a mi situación profesional.

Y es que en mi experiencia no todos encontramos pronto las señales que nos muestren el camino que nos haga crecer. Lo cual, por lo que veo es una constante cada vez más común. Entre las múltiples opciones de vida que se nos presentan y el veloz movimiento de la sociedad y de nuestros contemporáneos, hay una fuerza sobre natural que nos presiona a pensar que aún no terminamos de crecer y la interminable pregunta ¿Qué será de nosotros?

¿Y S de M?

En fin, en este mes de ausencia, nunca dejé de pensar en los cambios, quizá porque esa ha sido la única constante en el trabajo y en la vida en general. Y aunque parezca yo muy “ñoñis” cada cosa que me iba pasando se convertía en un título de post o en la idea principal de un artículo. Porque hasta donde he visto, no todos los profesionales sufren de la misma manera los cambios laborales. En definitiva, los creativos tendemos a dramatizar y sentir hasta la médula las emociones y novedades que a veces nos hacen lucir poco profesionales.

 

baby im back 2

 

Mientras dramatizaba el trabajo, después de varios meses de viaje, recibí una llamada que no sabía que esperaba…

-Hola Isabel, llamo porque me gustaría invitarte a formar parte de nuestro equipo de trabajo ¿tienes tiempo para contarte de los detalles?

¡Claro que tenía tiempo! Porque cuando alguien se toma la molestia de conocerte y te da un voto de confianza profesional, no hay manera que digas que no.

He de confesar que inicié el proceso de solicitud de empleo con dudas, porque nunca me había imaginado en esa posición, no había contemplado la opción y no me había dado la oportunidad. Lo cual acepto y me da vergüenza decir; no siempre pienso en la gente que diseña las telas, digo, no me las imaginaba sentadas con su pluma y tableta diseñando los materiales que se convertirán parte de nuestra vida diaria, irónico ya que ¡yo soy diseñadora textil!

Pero en fin, si hay algo para lo que no nos prepara la escuela, es para el momento de las entrevista y la vida laboral echada a andar. Admiro a la personas que pronto descubren su vocación y hacen todo lo posible por alcanzar su meta.

 

baby im back 3

 

En mi caso el encontrar el trabajo ideal ha sido una ida y venida de experiencias que no siempre fueron agradables, pero estoy segura, que si ahora me siento contenta por todo lo aprendido, en 10, 20, ó 30 años, seré la más feliz del mundo por la manera peculiar en la que me formé.

Por ahora he vuelto, con muchas nuevas ideas, algunas más prácticas que otras, pero con mucho gusto por seguir contándoles todas las aventuras de la vida de un diseñador y las cosas que tengo el privilegio de ver.

Pero por ahora y por no dejar pasar, cuéntenme.. ¿Qué fue lo qué más les ha gustado hasta ahora del blog? ¿Qué les gustaría ver?

Me encantaría leer sus comentarios, sobre todo ahora que ando tan inspirada… 🙂

 

 

La Moda de México Sociología de la moda

El derecho a la inspiración y el plagio

 

Desde hace algunos meses se puso de moda la palabra “plagio”, no es que antes no fuera importante, pero desde que salió a la luz lo ocurrido con la prenda de la diseñadora francesa Isabel Marant y la notable similitud con las blusas de Santa María Tlahuitoltepec en Oaxaca, la inspiración dejó de causar gracia y la multitud enardecida brincó manifestando su inconformidad. El internet se volvió una gran hoguera que crecía con los comentarios y notas que diversos usuarios agregaban al caso. Inclusive llegó a generarse una petición en Change.org que miles de personas firmaron. En lo particular me costó un rato encontrar el meollo del asunto, sobre todo porque no es la primera vez que algo parecido sucede. En general, el diseño es una de esas actividades en las que todo esta descubierto, no hay un hilo negro que perseguir, lo cual es irónico, ya que con todos los cambios que suceden día a día, la moda no ha generado, últimamente, una revolución que llegue y cambie a las masas.

entre la inspiración y el plagio 2

En moda, la cuestión de los derechos de autor es un asunto complicado.

Históricamente, la moda es moda porque puede copiarse y por más que luche un diseñador por conservar los derechos de su “creación” llevaría más tiempo haciendo el papeleo para obtener los derechos de un diseño, que el tiempo de vida de la prenda en el mercado. Y si tomamos en cuenta, que por lo general las propuestas de un diseñador están basadas en una tendencia, o en el trabajo previo de otro creativo ¿No sería entonces esta una cadena de derechos? ¿Hasta dónde se puede alegar inspiración y hasta dónde imitación?

Este sin dudas es un tema complejo, por un lado la comunidad manifestó su inconformidad ante Isabel Marant, llenando sus redes sociales de insultos y demás descontentos. Si bien coincido en que la referencia a la prenda de la comunidad oaxaqueña era excesivamente exacta, me gustaría tener ambas prendas para hacer un comparativo de materiales, técnicas de elaboración y acabados, porque eso sí. Si la marca francesa hizo algún cambio o alguna mejora, estarían en su derecho de vender su prenda de la manera que les pareciera más apropiada y podrían agregar valor a su prenda, dando la referencia y reconocimiento a la cultura y artesanos en los que se inspiraron.

entre la inspiración y el plagio 3

El derecho a la inspiración y el plagio, el fenómeno de la cultura Mexi

En México la moda Mexi es todo un tema, cada día aparecen nuevas marcas que ofrecen “rescatar” la cultura y el valor de las creaciones que artesanos han elaborado generación tras generación. Un poco más de tejido, una paleta de colores distinta. Una oferta muy apreciada por turistas extranjeros y tema frecuente en actividades culturales y educativas.

Sin embargo el fenómeno que esta surgiendo en nuestro país, entre la artesanía y la moda, es un tema que no queda muy claro aún. ¿Hasta donde es merito del diseñador y hasta donde mérito del artesano y las comunidades? ¿Solo los mexicanos pueden hacer uso de las referencias culturales textiles del país? Estas son algunas preguntas que aún me hago y estoy dispuesta a encontrar una respuesta próximamente.

 

Sociología de la moda

No existen los hombres feos

 

¿Alguien recuerda la campaña cuando Diego Luna era la imagen de Ermenegildo Zegna?, había carteles en las vitrinas de las tiendas y detrás de la caja una gran fotografía de él recostado en un sillón, fue en aquel tiempo cuando me surgió la teoría de que no existen los hombres feos, solo hombres que no usan Zegna. Que traducido a estos días sería un: no hay hombres feos, solo hombres sin estilo.

No tiene nada que ver con lo económico, pero como dice un cantautor mexicano, “lo que se ve no se juzga”. Para la mayoría de los hombres en México, es más difícil enfocarse en su imagen, debido a que, culturalmente, podrían ser juzgados por interesarse en la moda. Y como consecuencia en nuestra sociedad, lo que triunfa es el look del mínimo esfuerzo: una camiseta over sized, jeans en el fit erróneo y zapatos casuales.

¿Por qué te cuento esto?

Aunque históricamente la mujer ha sido la vitrina en donde se exhiben las riquezas de una familia y específicamente, los logros masculinos ¿no será ya tiempo de que con todos los cambios y la creciente equidad de género, el hombre pueda expresarse por medio de su ropa sin ser juzgados?

 

No existen los hombres feos 2

Sabemos que el consumo masculino varía mucho del femenino, por eso, hace algunas semanas tuve oportunidad de hacer un sondeo a hombres de 20 a 50 años, profesionistas que viajan constantemente por su trabajo. Los resultados no me sorprendieron, pero me corroboraron varias ideas que me rondaban. Por ejemplo; un hombre se fideliza con una marca y compra soluciones, piensa en calidad, usabilidad y comodidad.

Este grupo de hombres no conocía de cortes, la mayoría de la ropa se las compraba su pareja o madre y piensan que sus prendas no tienen nada que ver con la moda. El “sueño” de compra de este grupo, es entrar a una tienda donde la ropa lo espere en una mesa: camisa y pantalones. Tomar tres camisas del mismo modelo, diferente color y tres pares de pantalones exactamente iguales, porque ya los tiene probados y saben que les funcionan. A esos hombres les doy algo de razón, porque han adoptado el proyecto uniforme de manera inconsciente y se facilitan la vida. Por un lado; no tienen que pensar cada mañana al vestirse y por el otro lado, todo se va junto directo a la lavadora, práctico y ecológico.

A pesar de que el grupo anterior pertenece al mercado mayoritario del país, no significa que no haya hombres interesados en su imagen y preocupados en buscar nuevas propuestas de moda. Este segundo tipo de mercado se siente ignorado por las marcas y obligados a consumir las mismas piezas una y otra vez.

¿Soluciones?

No existen los hombres feos1

En esta lucha entre la practicidad y el estilo masculino, fue que acompañé a un amigo a comprar su primera camisa blanca.

El cliente: Hombre, 29 años e independiente económicamente; interesado en la tecnología y la moda. Revisa etiquetas internas de la ropa y toma desiciones de compra de acuerdo al fit y al material. Tiene conocimiento de diseñadores pero no de marcas, busca ropa versátil que le sirva para ir al cine y a una boda. Solo usa camisetas y jeans pero quiere cambiar de estilo, iniciando con una camisa blanca.

¿Un hombre llegando a sus treinta sin una camisa blanca? No cabía la idea en mi cabeza, como tampoco entendí la cantidad que pagó por ella, con eso me hubiera comprado un atuendo completo incluyendo los zapatos. Pero, ¿es este un indicador, una señal de que el mercado esta cambiando y que necesita propuestas especializadas?

Entonces, entre todos estos sucesos ¿por qué no dedicar un espacio para ellos en este blog?. Atendiendo a las peticiones de varios interesados, entraremos en temas del armario masculino y de las tendencias en este mercado. Ya comenzamos con las corbatas, pero me daré a la labor de buscar más información para todos aquellos creativos que deseen incursionar en este mercado y para todos aquellos que deseen conocer más sobre lo que usan. Porque como comenté en el post pasado, vivimos en un mundo y que mejor que convivir con él.

Como siempre, este blog esta abierto sugerencias y/o comentarios, que a mi me hacen muy feliz saber sus opiniones.

 

 

Sociología de la moda

El valor de un traje, la modernidad

Pensando en el valor de un traje, la modernidad…

Cuando cumplí 25 años mi mamá me regaló un traje con flores tejidas en color “fresa” ella le llama así a una gama de rosas, desde un tono rosa pálido, hasta un color rosa más intenso. Efectivamente, la combinación hace que las flores tengan color de fruta. Además le colocó a mi regalo un holán que ella misma hizo con organdí y que envió a bordar con tejido de cadenilla. Continue Reading