Sociología de la moda

#10yearschallenge una reflexión post euforia

abril 17, 2019

Ya pasaron varios meses que la conmoción del #10yearschallenge se apoderó de los muros de Facebook y las historias de Instagram, mucha nostalgia y material para abrir platica circulaba en las redes. Algunos orgullosos por sus logros y a otros no les bastó una sola fotografía, si no que armaron un collage completo para recordar lo maravilloso de otros tiempos. Que aunque suene a algo que una old lady diría: 10 años se dicen fácil, pero sí que eran otros tiempos.

En aquellos días Instagram no era parte de nuestras vidas y lo cotidiano de nuestros días permanecía en el anonimato. Las #selfie o el #lookoftheday no era una de nuestras prioridades. De ahí que no todos tuviéramos una foto para hacer un comparativo de nuestra evolución física. Pero esto me dejó pensado (por meses):

¿Los centennials tendrán el mismo sentimiento de vergüenza y nostalgia que muchos de nosotros sentimos al ver esas imágenes?

Dejen me explico. Tendemos a decir que todo tiempo pasado fue mejor, qué las modas pasadas tienden a regresar, que las modas más feas son las que se usaron 20 años atrás del tiempo actual, etc, etc… Pero, algo que es realidad y que precisamente hace 20 años no teníamos, eran las redes sociales de imagen y el estilismo como una profesión popular.

¿Entonces por qué nuestras fotos de hace 10 años lucen tan tristes y opacas comparadas con las de hoy en día?

En primera y la más obvia explicación es que las herramientas para tomar fotografías hace 10 años se limitaban a una cámara digital con una pequeña pantalla que no contaba con la misma definición que tiene prácticamente cualquier Smartphone en el 2019. Además, sumémosle que tampoco teníamos aplicaciones de retoque que nos perfeccionara la piel, le diera más brillo a nuestro pelo y todos los extras que ahora son básicos.

Pasando los argumentos técnicos, voy a la verdadera reflexión:

¿Han notado, que mientras que los centennials tienen por influencia de estilo, a modelos, diseñadores, estilistas… en fin, personas con un ejercito de profesionales dedicados a la estética generando imagen, nosotros tuvimos como iconos de estilo a Paris Hilton y a Britney Spears?

Y no estoy diciendo que la hayamos pasado mal o que haya sido algo triste, pero pongámonos prácticos y aquí mi punto. En los 2000, teníamos muchos menos referentes de estilo. Nuestra ventana a la moda se limitaba a lo que veíamos en televisión y revistas editadas por las mismas televisoras, entonces veíamos una y otras vez a estas personas diciéndonos lo que se veía bien y lo que se veía mal. Además sumémosle que a principios del 2000, las opciones para comprar ropa se limitaban a tiendas que traían su mercancía de Estados Unidos y algunas boutiques que traían su ropa de la Ciudad de México (si vivías fuera de la capital).

Quizás no les pase a las nuevas generaciones porque crecieron con ello, pero al menos yo aún recuerdo las primera blusa que compré en Zara, una camiseta con mangas tres cuartos, rayada con líneas color lila y salmón. Porque hasta eso, así era Zara cuando llegó a México, muchas prendas básicas con un plus, en grandes cantidades. Era altamente probable que te encontraras a alguien usando lo mismo que tú. Y seguramente me dirán que lo mismo pasa actualmente, pero definitivamente considero que no se puede comparar.

Pero en fin. Aquí mi rato de nostalgia y reflexión. ¿Ustedes también creen que la evolución que la moda ha tenido al menos en México, vaya a influir en la percepción de nuestro próximo #10yearschallenge? Ya veremos en el 2029.

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply