Sociología de la moda

Baby I’m back!

Baby I’m back!

“La vida da muchas vueltas” es una expresión que escuchamos muy seguido, después de acontecimientos particulares. Algunas veces acompañado de algún consejo y otras de un consuelo. Hace unas semanas los recordatorios de Facebook me trajeron una foto del verano pasado, un paseo por el norte del país, contemplando un hermoso atardecer sudcaliforniano, mientras hacía recuento de mi última experiencia laboral y buscaba una solución a mi situación profesional.

Y es que en mi experiencia no todos encontramos pronto las señales que nos muestren el camino que nos haga crecer. Lo cual, por lo que veo es una constante cada vez más común. Entre las múltiples opciones de vida que se nos presentan y el veloz movimiento de la sociedad y de nuestros contemporáneos, hay una fuerza sobre natural que nos presiona a pensar que aún no terminamos de crecer y la interminable pregunta ¿Qué será de nosotros?

¿Y S de M?

En fin, en este mes de ausencia, nunca dejé de pensar en los cambios, quizá porque esa ha sido la única constante en el trabajo y en la vida en general. Y aunque parezca yo muy “ñoñis” cada cosa que me iba pasando se convertía en un título de post o en la idea principal de un artículo. Porque hasta donde he visto, no todos los profesionales sufren de la misma manera los cambios laborales. En definitiva, los creativos tendemos a dramatizar y sentir hasta la médula las emociones y novedades que a veces nos hacen lucir poco profesionales.

 

baby im back 2

 

Mientras dramatizaba el trabajo, después de varios meses de viaje, recibí una llamada que no sabía que esperaba…

-Hola Isabel, llamo porque me gustaría invitarte a formar parte de nuestro equipo de trabajo ¿tienes tiempo para contarte de los detalles?

¡Claro que tenía tiempo! Porque cuando alguien se toma la molestia de conocerte y te da un voto de confianza profesional, no hay manera que digas que no.

He de confesar que inicié el proceso de solicitud de empleo con dudas, porque nunca me había imaginado en esa posición, no había contemplado la opción y no me había dado la oportunidad. Lo cual acepto y me da vergüenza decir; no siempre pienso en la gente que diseña las telas, digo, no me las imaginaba sentadas con su pluma y tableta diseñando los materiales que se convertirán parte de nuestra vida diaria, irónico ya que ¡yo soy diseñadora textil!

Pero en fin, si hay algo para lo que no nos prepara la escuela, es para el momento de las entrevista y la vida laboral echada a andar. Admiro a la personas que pronto descubren su vocación y hacen todo lo posible por alcanzar su meta.

 

baby im back 3

 

En mi caso el encontrar el trabajo ideal ha sido una ida y venida de experiencias que no siempre fueron agradables, pero estoy segura, que si ahora me siento contenta por todo lo aprendido, en 10, 20, ó 30 años, seré la más feliz del mundo por la manera peculiar en la que me formé.

Por ahora he vuelto, con muchas nuevas ideas, algunas más prácticas que otras, pero con mucho gusto por seguir contándoles todas las aventuras de la vida de un diseñador y las cosas que tengo el privilegio de ver.

Pero por ahora y por no dejar pasar, cuéntenme.. ¿Qué fue lo qué más les ha gustado hasta ahora del blog? ¿Qué les gustaría ver?

Me encantaría leer sus comentarios, sobre todo ahora que ando tan inspirada… 🙂

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply